LOS EXPERTOS OPINAN (III): ‘Hábitos de lectura, últimos datos y la oportunidad que ofrece el confinamiento por COVID-19’

Rosa Domínguez Martín.

Directora del Máster en Pedagogías Alternativas y docente del Grado de Educación Primaria – Universidad Internacional de Valencia. Licenciada en Pedagogía y Doctora en Educación. Investigadora en líneas de Formación Inicial Docente, Técnicas Dramáticas en Educación, Educación Emocional y Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

Estamos ante una situación sin precedentes en la historia de nuestra sociedad, tal y como la conocemos. Nos encontramos con varios países, entre otros España, instando a sus ciudadanos a permanecer recluidos en sus hogares, sin relacionarse físicamente con nadie más allá de sus familiares.

En este contexto, totalmente inesperado y excepcional, podemos observar un claro repunte de la lectura, tanto física como digital. Más allá de la conexión constante mediante redes sociales, blogs, plataformas y demás multitud de bibliotecas y autores han ofrecido de forma gratuita el acceso a sus obras y en los hogares españoles la lectura se está mostrando como una opción al aburrimiento y la sobre-información de los medios.

Pero para entender la importancia de este cambio debemos tener en cuenta los antecedentes. En 2018 se presentan los resultados de una investigación realizada por Conecta, en respuesta a la inquietud de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) por conocer los hábitos de lectura y compra de libros en España. El Ministerio de Cultura y Deporte patrocina este estudio desde la Dirección General del Libro y fomento de la lectura. En las siguientes líneas daremos cuenta de dichos resultados.

Según el Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2018, realizado a 5004 personas, un 38,2% no lee o no lo hace casi nunca. Existen, además, diferencias significativas entre hombres y mujeres siendo un 67,2% de ellas quienes leen en su tiempo libre frente al 56,2% masculino.

Gráfico 1: Lectores según edad y sexo. Fuente: Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2018. 

Es importante acudir a los adolescentes y jóvenes para entender en qué edades es prioritario potenciar la lectura. Siguiendo a Soto (2015) a los doce años podemos encontrar niveles similares entre aquellos adolescentes cuya afición principal es la lectura y aquellos que prefieren otro tipo de entretenimiento. Un año después la cifra cae hasta un 33% que sigue prefiriendo la lectura. A los catorce años, edad a partir de la cual han sido encuestados en el Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra, la cifra cae en picado siendo especialmente significativo el descenso en los chicos.

Teniendo ahora en cuenta los datos del Barómetro citado anteriormente, a los 14 años un 78% de los lectores utiliza las redes sociales, un 77,2% las webs, blogs y foros y un 89% los libros. Atendiendo al medio en que se lee podemos observar que hay más personas (96,1%) que leen en medios no digitales, como son: libros, revistas, periódicos y cómics. Pero quienes sí que leen en soporte digital (el 78,4% de los entrevistados) lo hace en su mayoría en:

– Webs, blogs y foros; siendo un 56,4%

– Redes sociales; 55,5%

Gráfico 2: Datos de lectura según el soporte. Fuente: Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2018.

La proporción de lectores digitales, tal y como indica el barómetro, aumenta cuanto mayor es el nivel de estudios y disminuye según avanza la edad. Los mayores datos de lectura en soporte digital se dan entre los 14 y 24 años (hombres 100% y mujeres 96,5%), seguidos de los 35 a 45 años cuyos porcentajes son 98,1% y 90,3% respectivamente. 

Podemos, además, observar que en los últimos años se ha incrementado notablemente la lectura de libros en soporte digital, siendo un 5,3% en 2010 y obteniendo como resultado más reciente un 28,7% en 2018.