II edición de ‘Enseñamos a leer’ (2020)

Estos son los proyectos ganadores de la II edición de ‘Enseñamos a leer’

‘Ignorantius’

Antonio Garrido
I.E.S. Alhadra (Almería)

Primer premio

‘Ignorantius’ es una actividad lúdica para el fomento de la lectura. El protagonista es un villano que pretende someter a la humanidad sembrando de ignorancia el planeta. El alumnado deberá derrotarlo leyendo todo lo posible para adquirir y fijar el conocimiento. La lectura como fuente de placer, enriquecimiento personal y conocimiento del mundo, dará pie a diversas situaciones comunicativas (orales y escritas) en las que, si se quiere salir airoso, el alumno deberá aplicar los distintos géneros textuales de forma adecuada y correcta. La cooperación, la reflexión y los valores adquiridos tras cada lectura serán pilares fundamentales para tamaña empresa.

‘El espejo de la lectura’

Alba Machado
I.E.S. El Temple, La Malahá (Granada)

Segundo premio

El proyecto ‘El espejo de la lectura. Antihéroes en la era digital’ integra la creación de un perfil de instagram de Lazarillo de Tormes, así como la lectura del Quijote desde la perspectiva de la vida idealizada en las redes sociales. La propuesta integra la escritura creativa como certeza del alcance de la lectura para que los alumnos, además de conocerse mejor y respetarse, se introduzcan en el fantástico mundo de la lectura de los clásicos.

‘Leer para crecer’

Raquel Pi
C.E.I.P. Federico García Lorca, Estepona (Málaga)

Tercer premio

El proyecto ‘Leer para crecer’ propone la lectura como pilar fundamental en el desarrollo cognitivo y emocional de nuestros alumnos. Se plantea dar importancia a la imagen en el primer ciclo, la creación de un “Club de lectura” en el segundo ciclo y un “Entorno de recomendaciones” en el tercero. Se busca la complicidad con las familias, pues son un elemento clave en el fomento del hábito lector.

‘Vitamina Sé’

Joaquín Arroyo
Universidad de Córdoba

Cuarto premio (‘Futuro docente’)

El proyecto ‘Vitamina Sé’ va dirigido al alumnado de 5º de Primaria y combina durante cuatro semanas de aventura, en las que se pretende contextualizar la trama de un cuento tradicional en un lugar determinado, dos metodologías de innovación educativa, por un lado, el aprendizaje basado en proyectos y por otro lado el aprendizaje basado en problemas. Con ello se culminan dos productos finales, la organización de una gymkana y la representación teatral de los cuentos tradicionales trabajados durante la ejecución del proyecto.